El vino íbero de hace más de 2.500 años vuelve a las mesas

El vino íbero de hace más de 2.500 años vuelve a las mesas

Las uva de la variedad tempranillo hanservido para elaborar una cosecha sin precedentes en los viñedos de la bodega experimental Mas dels Frares. (Cedida / URV)
Agnès Llorens, Tarragona

Historiadores y enólogos recuperan su proceso de fabricación en un proyecto impulsado por la Universitat Rovira i Virgili

La Universitat Rovira i Virgili (URV) se ha erigido como una de las primeras universidades del Estado en elaborar vino acercándose lo máximo posible al sistema de elaboración usado por los antiguos íberos que poblaron las comarcas de Tarragona hace 2.500 de años. El experimento en los viñedos del Celler Experimental Mas dels Frares ha sido conducido por integrantes del grupo de investigación Gresepia del Departamento de Historia e Historia del Arte y la Facultad de Enología de la URV. La iniciativa, que ha contado con la colaboración de un artesano del barro de Miravet, buscaba aproximarse a este período histórico y averiguar más detalles de la alimentación de estos habitantes protohistóricos. “El experimento ha salido mejor de lo que esperábamos”, confiesa Jordi Diloli, el historiador profesor de la URV e investigador del Grup de Recerca Seminari de Protohistòria i Arqueologia (Gresepia) y uno de los impulsores. El vino que se ha obtenido “tiene un sabor ligeramente avinagrado, lo que no le convierte en un gran vino, pero nos permite seguir investigando para mejorarlo”, añade Dioli. Tanto Diloli como el catedrático de Bromatología de la Facultad de Enología de la URV y el director técnico del Celler Experimental Mas dels Frares, Fernando Zamora, coinciden en destacar que no tienen conocimientos de experimentos similares a nivel universitario de elaboración de productos que sigan, al máximo, las pautas de elaboración de hace miles de años.

Transformar la historia en sabor

El origen de la investigación se sitúa en el trabajo del departamento de historia de la URV y de la spin-off Iber Arqueologia i Turisme. Desde hace años trabajan en la investigación histórica de los alimentos y su comparación con los paladares actuales. Estos trabajos han solidificado en productos ya comercializados, como la cerveza Iberika, elaborada interpretando los resultados de las analíticas de residuos de vasos cerveceros prerromanos de la zona nordeste de la Península Ibérica y que se elabora en Santa Coloma de Queralt (Conca de Barberà).

El éxito de esta primera experiencia llevó a los investigadores a interpretar algunos de los restos íberos encontrados en yacimientos de las comarcas de Tarragona como el de La Cella (Salou), Aldover o Tortosa, para analizar químicamente los restos encontrados en recipientes y vasijas que habían podido contener vino y otros elementos fermentados.

Momento en que se abre el envase de arcilla que ha contenido el vino durante casi tres meses (Cedida / URV)

“Una vez vimos la posibilidad de reproducir la fabricación de vino a partir de los análisis que pudimos realizar, propusimos a la facultad de Enología que nos ayudaran con el experimento, lo que les pareció una idea fantástica”, explica Diloli. “Para nosotros, poder estudiar y reproducir la fabricación del vino al estilo de hace dos milenios es una experiencia muy interesante, por lo que nos decidimos a colaborar inmediatamente”, añade Zamora..

Cómo se elabora un vino al estilo íbero

Con los primeros parámetros sobre la mesa, los investigadores se pusieron a trabajar. Por una parte, los responsables de Enología escogieron cepas de la variedad Ull de Llebre -tempranillo- para empezar. “Desconocemos si esta era una variedad usada por los íberos, pero es una de las que más se ajusta a la investigación, ya que es propia de las comarcas de Tarragona y se ajustaba, por ritmos de producción, al tiempo en el que debía desarrollarse la práctica”, explica Zamora.

Durante el pasado septiembre, los alumnos y profesores de Enología se ocuparon de vendimiar a mano cerca de 40 kilos de uva de esta variedad. Se machacaron con los pies y una vez obtenido el mosto con la piel de la uva se dejó reposar en un espacio a temperatura constante para que comenzara el proceso de fermentación. Tres semanas más tarde ya había llegado a los 12,5º.

Los enólogos del Mas dels Frares extrajeron una parte del vino para analizarla y hacer un seguimiento y la otra la guardaron tal y como está documentado que hacían los íberos. “Nos documentamos para poder conseguir tinajas en las que guardar el mosto que fueran de barro no permeable”, detalla el investigador de Gresepia. Añade que los recipientes fueron elaborados por un artesano de Miravet, que todavía trabaja con barro del Delta de l’Ebre, sin duda el más adecuado para esta experiencia a causa de su poca porosidad.

Los envases fueron sellados con una capa de yeso a temperatura estable hasta que, al cabo de unas semanas, los investigadores probaron el producto resultante.

Jordi Diloli (en el centro), con el director de la bodega de Mas dels Frares, Fernando Zamora (derecha), durante la cata. (Cedida / URV)

Un sabor de hace milenios

Tras la primera cata, los investigadores han determinado que el sabor del vino, que dista de lo que muchos aficionados esperarían encontrar en sus mesas, es bastante mejor de lo que esperaban ya que se han conservado buena parte de sus propiedades. Los enólogos apuntan que, en positivo, el vino tiene mucho sabor de fruta en boca. En el ámbito más negativo, aseguran que se pueden percibir notas ásperas. Esto “es inevitable en un producto que tiene poca capacidad de conservación debido a su producción”, manifiesta Zamora.

La Facultad de Enología añade que, en total, se han producido doce botellas de este caldo ‘milenario’, una parte de las cuales se las ha quedado el grupo de investigación Gresepia y la otra para el estudio en el ámbito universitario. “Haremos analíticas y catas con los estudiantes de Enología para que valoren la evolución del vino desde que fermentó hasta que salió del ánfora”, apuntan los expertos. Mientras tanto, ya avanzan algunos de los descubrimientos. “El vino que ha pasado por el ánfora tiene mucho más color. Ahora haremos los estudios correspondientes para ver a qué puede ser debido”, afirman.

De cara al futuro, el objetivo es seguir experimentando a partir de esta experiencia. “Queremos repetir la experiencia y practicar con diferentes tiempos de conservación. Si en el futuro podemos encontrar una técnica de fabricación que aúne el rigor histórico con una técnica más elaborada nos podríamos plantear embotellarlo”, explica Diloli.

El vino emigra empujado por el calentamiento

El vino emigra empujado por el calentamiento

Con el cambio climático, los viñedos de regiones tan al norte como la isla de Vancouver (como el de la imagen) podrán albergar más variedades de uva. Universidad de Columbia Británica

Si los viticultores quieren que el Rioja, los vinos de Jumilla o el Burdeos se hagan en el mismo sitio tendrán que cambiar de uvas. Un estudio confirma que el cambio climático amenaza con poner patas arriba la geografía de la producción de vino en unas décadas. En países como España o Italia, más del 90% de las tierras óptimas para el cultivo de la vid dejarán de serlo. Mientras, empiezan a abundar los viñedos en Reino Unido. Sin embargo, el cambio de las variedades tradicionales por otras más resilientes podría ayudar a las denominaciones de origen a esquivar el calentamiento.

La fenología de las vides, en particular la de las dedicadas a la producción de vino (Vitis vinifera subespecie vinifera) tiene tres momentos esenciales: brotación, floración y envero (cuando la uva verde pasa a tinta o blanca). Con décadas de datos fenológicos de 11 de las principales variedades de uva o cultivares, un grupo de científicos ha modelado el impacto del cambio climático en el mapa de la producción del vino. Si no se hace nada, podría ser devastador.

El estudio, publicado en la revista científica PNAS, parte de la situación actual de las tierras dedicadas a la viticultura, desde las de la Borgoña hasta las de California. Aún cumpliendo con los Acuerdos de París, es decir, manteniendo el aumento de las temperaturas por debajo de los 2º, el 56% de las regiones tradicionales dejarán de ser aptas para la producción de vino. Como está sucediendo con otras especies silvestres de plantas y animales, el calentamiento abrirá nuevas zonas cada vez más al norte a las viñas,  pero no compensarán las pérdidas… ver más

Noticia:
Miguel Ángel Criado-28 ENE 2020 – 13:04 CET

Menorca galardonada como Región Europea de Gastronomía 2022

Menorca galardonada como Región Europea de Gastronomía 2022

Menorca, recibió oficialmente el título de la Región Europea de Gastronomía 2022, el 18 de enero de 2020 en reconocimiento a los esfuerzos de la región para apoyar a la diversidad local de alimentos y cultura.

La plataforma de Regiones Europeas de la Gastronomía es una iniciativa para promover la transferencia de conocimientos y facilitar colaboraciones que den una mayor visibilidad a los esfuerzos de las regiones miembros, guiadas por IGCAT, trabajan juntos para crear conciencia sobre la importancia de su singularidad cultural y alimentaria; estimular la creatividad y la innovación gastronómica; educar para una mejor nutrición; mejorar los estándares de turismo sostenible; destacar culturas alimentarias distintivas; y fortalecer el bienestar de la comunidad.

La presidenta de IGCAT, Dra. Diane Dodd, presentó el certificado de la Región Europea de Gastronomía a las autoridades locales y afirmó que “Menorca es una isla pequeña pero un enorme líder en sostenibilidad. Esto, junto con el surgimiento de un increíble movimiento gastronómico en los últimos años, la dedicación y la pasión de todos los interesados, la creatividad y el talento en la isla, la cultura y el patrimonio es la razón por la cual Menorca ha sido seleccionada como Región Europea de Gastronomía”.

La entrega de premios tuvo lugar en el marco de una fiesta gastronómica organizada para promover la comida local y la cultura popular en el Claustre del Carme de Maó, uno de los símbolos gastronómicos de la isla. El acontecimiento incluyó varias actividades como conferencias, espectáculos de cocina y degustaciones combinadas con poesía local e improvisación.

Las celebraciones reunieron representantes de los 12 grupos implicados en el proyecto, Región Europea de Gastronomía galardonada en 2022: Consell Insular de Menorca – Fundación Fomento del Turismo de Menorca; Asociación de Bares y Cafeterías de Menorca; Asociación Hotelera de Menorca; Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares; Cofradías de Pescadores de Maó, Ciutadella y Fornells; Su Cooperativa del Camp; Asociación de Periodistas y Escritores Gastronómicos de las Islas Baleares; Fray Roger Gastronomia y Cultura; Escuelas de Adultos de Menorca; y Escuela de Turismo de Menorca.

Susana Mora, presidenta del Consell Insular y de la Fundación Fomento del Turismo de Menorca, afirmaba:

“A través de este reconocimiento, nuestro objetivo es proteger y promover nuestra diversidad alimentaria y cultural como clave para el futuro de nuestra economía”.

Destacó la naturaleza colectiva e inclusiva del proyecto de la Región Europea de Gastronomia en Menorca y destacó “la red de productores, profesionales y empresas que día a día construyen la identidad gastronómica de Menorca y revitalizan la economía local a través de la tradición, la innovación y la sostenibilidad”.

“Hoy”, agregó, “empezamos un nuevo y desafiante viaje para hacer de nuestra gastronomía un activo diferenciador que ejerce un papel decisivo en nuestra economía, así como en nuestro territorio, bienestar y salud”.

Xavier Pariente: “Menorca podría tener su propio Priorat”

Xavier Pariente: “Menorca podría tener su propio Priorat”

El viticultor y ex-propietario del Chateau Troplong-Mondot , a Saint-Emilion, , vive ahora con un pie en Ciutadella.


Xavier Pariente fue hasta el año 2017
propietario junto con Christine Valette del Chateau Troplong-Mondot, uno de las bodegas más grandes y prestigiosos de Saint-Emilion, en Burdeos. Desde hace dos años, vive entre Ciutadella, Madrid y Paris pero su pasión y su profundo conocimiento del mundo de la viña, lo convierten en un referente. Pariente está convencido que Menorca podría producir vinos como los del Priorat.

¿Por qué considera que Menorca podría tener su propio Priorat?

Porque geológicamente tiene unos terrenos al norte que disfrutan de unas venas increíbles donde se podrían hacer cosas maravillosas, como los vinos de longue garde. Lo descubrí hace un par de años cuando llegué a la Isla para hacer una nueva bodega. Estuvimos con un equipo de diez personas, entre las cuales había Claude y Lydia Bourguignon, dos de los mejores especialistas en subsuelo que han trabajado por las mejores bodegas francesas. Ellos me lo certificaron porque su unos grandes conocedores del territorio.

La gran mayoría de bodegas de Menorca son al sur..

Efectivamente. Menorca era una isla pobre que recibió muchas invasiones y Maó, que tenía el puerto natural más importante del Mediterráneo, recibió sucesivas dominaciones militares. Para proveer todos estos regimientos de vino, no lo hicieron a los lugares más idóneos sino los más planers y más cerca por su transporte. Por eso la mayoría del vino se plantó al sur de la isla….

Ha salido adelante la bodega?

Desgraciadamente no porque las cuotas de plantación de viña que permite la Administración son muy limitadas cada año y a mi edad, no me podía permitir el lujo de esperar tanto de tiempo. Había encontrado una finca de 140 hectáreas y quería plantar 55.

Cómo ve el mundo del vino a la isla?

Menorca tiene un gran potencial con el territorio que tiene y mirando las cosas con perspectiva de futuro, quizás tendría que apostar más por el vino y menos por las vacas. También tiene que invertir en investigación con el objetivo de averiguar qué han sido las variedades presentes a la historia de la Isla y potenciarlas, trabajar la diferenciación como ha hecho, por ejemplo, Mallorca.

Variedades endémicas?

Exacto. Hay tantas variedades de uva en el Mediterráneo que si quieres emplearlas para hacer vinos franceses en España, te equivocas. Se como si quisieras hacer un camembert en Menorca. La agricultura es mucho más fina del que la gente se piensa. Porque hay lugares donde hay productos tanto bonos y otros no? Porque ya no hay vino que se hace un lugar y desaparece? Los ingleses y los franceses hicieron vino por el ejercido de aquí. Porque no hay? Porque no era bueno. Había más de 1.500 hectáreas en Menorca y ya no sueño.

Sería una buena idea adoptar el modelo francés de terroir en Menorca?

Sería un error pensar que el modelo francés es maravilloso. En Francia hemos estado muy buenos vendedores de conceptos. En España hay grandes bodegas y a menudo, los vinos que se hacen aquí, pueden ser muy mejores que los franceses. Pero no se tiene que copiar. Champagne a Champagne, Sauternes a Sauternes y Priorat en Priorat.

Noticia: www.elmon.cat

Vinum distribuidor de Bodegas Llopart en Menorca

Vinum distribuidor de Bodegas Llopart en Menorca

Vinum Menorca llega a un acuerdo con Bodegas Llopart para la distribución en Menorca de sus vinos espumosos de gama alta, gracias a este acuerdo, a partir de esta primavera ya podremos degustar la nueva denominación de origen Corpinnat, una marca colectiva creada por la élite de las bodegas, hasta ahora dedicadas a la elaboración de Cava Gran Reserva, y que a partir de ahora y tras superar unos estrictos estándares de calidad, este Cava pasará a denominarse “Corpinnat”. “Desde la Dirección de Vinum Menorca nos sentimos muy orgullosos por este acuerdo con Bodegas Llopart, unas de las bodegas con más reconocimiento internacional y unas de las más antiguas y con más experiencia en la elaboración de Cavas Gran Reserva”

Bodegas Llopart Vitivinicultores desde 1385, la tradición vinícola de Llopart se arraiga en la Heredad familiar de Subirats desde el s. XIV. Sus 95 hectáreas de viñedos de montaña de cultivo ecológico se sitúan en la ladera sombría, en una de las zonas más altas del Penedès. Llopart elabora espumosos de calidad desde hace más de 130 años, sus Cavas, Vinos y Mostos están elaborados según el método tradicional, fieles al legado de sus antepasados, y de la artesanía del vino, con respeto por la sostenibilidad y buscando la autenticidad de sus largas crianzas.

Las botellas de Llopart visten con una etiqueta muy especial desde el año 1887 cuando Pere Massana empezó a etiquetar su cava con el nombre de la masía que tenía en Subirats, Llopart. En la etiqueta se ve una vista panorámica de la masía Llopart de Costa y las montañas del entorno. http://www.llopart.com

La élite del Cava crea una marca colectiva, CORPINNAT

La élite del Cava crea una marca colectiva, CORPINNAT

Nueve bodegas de Cava de alta gama en abril de 2018 crearon la nueva marca colectiva europea Corpinnat y abandonan la Denominación de Origen Cava.
Las bodegas que han optado por desvincularse de la marca cava son la élite del sector y las más aclamadas por la crítica internacional. Entre ellas, destacan Llopart, Gramona y Recaredo, las firmas que elaboran los cavas de más larga crianza, con puntuaciones récord en las guías vinícolas.

Corpinnat nació el pasado año con el objetivo de singularizar los cavas elaborados exclusivamente en el corazón de la comarca catalana del Penedès, una zona que consideran que tiene unas características edáficas, geográficas y climatológicas únicas y que cuenta con unas variedades de uva autóctonas que permiten elaborar unos vinos espumosos capaces de competir y mirar de tú a tú a los mejores champanes.

La palabra CORPINNAT está compuesta por dos conceptos: COR (corazón) y PINNAT, que proviene de la raíz etimológica Pinnae, que se refiere al origen del topónimo Penedès.
Para garantizar que bajo la marca Corpinnat solo se elaborarán cavas de la más alta calidad, la asociación se autoimpuso unos estándares de calidad que pueden cumplir muy pocas empresas pertenecientes a la DO Cava. Todos los socios están obligados a que el 100% de su producción sea ecológica y tenga una crianza mínima de 18 meses, el doble respecto al Cava que son 9 meses, con el compromiso de la elaboración de un espumoso que supere los 30 meses, y otro los 60 meses de envejecimiento en la cava.  Además, la vendimia debe ser íntegramente manual y no puede comprarse vino base a terceros, ni elaborar marcas blancas.